No hay productos en el carrito.

Los perros y las pulgas

Los perros y las pulgas, una mala combinación

¿Sabías que existen en el mundo cerca de 2.000 tipos diferentes de pulgas? Seguro que no tienes ningún interés en conocerlas y tu mascota, mucho menos. Las pulgas en los perros no sólo resultan molestas sino que pueden ser el origen de algunas enfermedades importantes. Aprende a identificar su presencia y ataja el problema cuanto antes.

¿Cómo saber si mi perro tiene pulgas?

No hace falta ser Sherlock Holmes para darse cuenta de si un perro tiene pulgas o no. A pesar del ínfimo tamaño de estos parásitos (entre 1,5 y 3 mm de largo), cuando deciden instalarse en el pelaje de nuestra mascota dejan muchas pistas tras de sí.

  • Se rasca constantemente y con intensidad.
  • Se muestra más inquieto e irritable.
  • En el pelaje encuentras puntos sospechosos, con el aspecto de granos de pimienta. Son las heces de las pulgas, que además sirven de alimento a las larvas.
  • La piel se muestra irritada, bien sea por las propias picaduras de la pulga, bien por las heridas que se hace el animal con los dientes y las uñas al rascarse.
  • Lo nódulos y escamas que provocan las picaduras como consecuencia de una reacción alérgica se suelen concentrar en el lomo y en las patas traseras. Son manchas rojas con un halo claro que pueden acabar convertidas en eczemas purulentos y provocar la caída del pelo.
  • En infestaciones graves, podrás ver a las pulgas moverse o saltar por el pelaje de tu mascota, sobre todo si es de color claro.
  • Aparte de todo esto, ¿has notado alguna picadura sospechosa en tu cuerpo? No hay más que hablar: tu perro tiene pulgas.

¿Son peligrosas las pulgas?

Aparte de ser un verdadero incordio, estos bichitos pueden llegar a convertirse en un problema serio para la salud te tu mascota. La dermatitis alérgica que provoca su picadura es el menor de los problemas al que te enfrentas en caso de una infestación avanzada.

Aunque las pulgas pueden transmitir a los humanos enfermedades como el tifus o la peste se trata de un riesgo muy poco probable. No obstante, no hay que restarle importancia al daño que pueden causar en un perro sano:

  • Dipilidiasis: enfermedad provocada por un parásito transmitido por la pulga y que provoca problemas gastrointestinales, prurito anal, insomnio y pérdida de peso.
  • Micoplasmosis: anemia infecciosa provocada por una bacteria parasitaria. En el caso de los gatos puede ocasionar incluso la muerte.
  • Bartonelosis: una enfermedad bacteriana infecciosa que provoca fiebre, cojera, vómitos, convulsiones, inflamación en los músculos cardíacos e hinchazón de los linfonódulos.

¿Cómo eliminar las pulgas de mi mascota y de casa?

Imagínate que coges el salero de la cocina y te dedicas a sacudirlo por toda la casa. Eso es exactamente lo que sucede cuando tu perro está infestado de pulgas y se pasea libremente por tu hogar. Cuando las pulgas ya han conseguido entrar en casa, ármate de paciencia para ganarles la batalla.

Lo mejor es actuar antes de que ellas tomen el control con medias de prevención eficaces:

  • Comprimidos o preparaciones líquidas de administración oral.
  • Champús, lociones o acondicionadores para usar a la hora del baño.
  • Aerosoles, espumas o polvos de uso tópico.
  • Collares antipulgas.

Si aun así has tenido la mala suerte de que tu perro ha pillado pulgas, pon en marcha un plan de desparasitación lo antes posible:

  • Un baño intenso con champú y loción antipulgas.
  • 48 horas después, aplicación de un producto tópico antiparasitario.
  • Mantener a las pulgas a raya con el uso de aerosoles con permetrina o piretrina en semanas alternas.
  • Tratamiento de protección posterior con esos mismos productos dos veces al mes.
  • Eliminación manual de los parásitos mediante un peine para pulgas.

Paralelamente, tendrás que trabajar en la desinfección del hogar para evitar que las pulgas o las larvas escondidas terminen volviendo a las andadas:

  • Lavar el colchón de tu mascota a alta temperatura.
  • Aplicar insecticidas con permetrina o piretrina en alfombras y moquetas.
  • Limpiar el suelo con productos insecticidas para acabar con las larvas.
  • Aplicar una bomba insecticida en el caso de que no hayas conseguido controlar la situación.

No olvides que las pulgas pueden esconderse en cualquier lugar, así que ten en cuenta el patio, la terraza o el jardín a la hora de hacer una limpieza a fondo. Para estos casos, emplea soluciones naturales como el aceite de árbol del té, la tierra de diatomeas o el insecticida de adelfas que le asegurarán una buena salud a tus plantas y flores.

Share on facebook
Share on email
Happy Swallow

Happy Swallow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies