No hay productos en el carrito.

El olfato de los perros: olores que adoran y que detestan

¿Sabías que el olfato de los perros se compone de 200 millones de receptores? Teniendo en cuenta esta cifra, es de entender por qué su nariz es su principal herramienta de interacción con el mundo. Esta cifra también explica las manías olfativas de los canes. Son capaces de interpretar tantos matices que los olores van más allá de lo agradable o lo desagradable.

¿Cómo funciona el olfato de los perros?

Sin duda es un tema de narices. El olfato de los perros presenta algunas particularidades que lo convierten en un sentido que envidiarían muchos superhéroes. La nariz canina está compuesta por formas óseas en espiral que van haciendo pliegues. De este modo se consigue aumentar de manera notable la superficie olfativa.

Frente a los 5 millones de receptores que tiene una nariz humana, la de los perros puede acumular entre 200 y 300 millones de receptores. Además, los canes huelen de forma independiente por cada orificio nasal, lo que incrementa significativamente la información que reciben.

Bajo el agua, bajo tierra o detrás de una montaña de escombros. El olfato de los perros tiene un alcance sorprendente. Son capaces de identificar olores que se encuentran a más de 50 metros de profundidad incluso en circunstancias adversas.

También son capaces de detectar cambios químicos que se producen en el ser humano y en el ambiente. Este último aspecto es el que permite a los canes interpretar tu estado de ánimo o anticipar algunos fenómenos naturales.

Un mundo de olores maravillosos y aborrecibles

 

El hecho de oler tanto y con tanta precisión tiene sus ventajas y sus desventajas. Así como hay olores que elevan a tu perro al paraíso de los aromas, otros les resultan increíblemente desagradables.

Los olores pueden influir de forma significativa en el comportamiento de tu mascota. Esta sensibilidad resulta de utilidad en algunos escenarios (rescate de personas, detección de estupefacientes, antelación de convulsiones en pacientes epilépticos…). Pero también pueden suponer una desagradable experiencia para tu peludo.

Conocer los olores que más le agradan o disgustan a los perros favorecerá a tu relación con ellos.

Olores agradables al olfato canino

  • La familia (es decir, tú) y sus cachorros. Siempre al natural.
  • La lavanda y la camomila (útiles en tratamientos de aromaterapia canina).
  • La carne en cualquier formato y presentación.
  • Las frutas (¡pero cuidado con los caprichos que le concedes a tu perro!).

 Olores desagradables al olfato canino

  • Los cítricos tanto en frutas como en perfumes. ¡Hacen que les pique la nariz!
  • El vinagre (a menudo se emplea en las tareas de adiestramiento canino).
  • El pimentón, un aroma demasiado intenso que desencadena estornudos.
  • Productos de limpieza químicos (no solo no los aguantan sino que pueden producirles irritación en las vías respiratorias).

Deja que tu perro huela, descubra y disfrute de sus grandes facultades rastreadoras. Pero, sobre todo cuando estéis fuera de casa, vigila bien los lugares a los que se acerca. Su gran curiosidad olfativa puede convertirse en un problema si mete las narices donde no lo llaman.  

Share on facebook
Share on email
Happy Swallow

Happy Swallow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies