No hay productos en el carrito.

Cómo afecta la personalidad de los amos al comportamiento de los perros

Seguro que en más de una ocasión has oído eso de que los perros se parecen a sus amos pero, ¿cuánto hay de verdad en esta afirmación? Te sorprenderá saber que mucho más de lo que imaginas.

Ansiedad, energía, negatividad… Todo un cóctel de emociones

Durante más de 30.000 años los perros han convivido con los seres humanos, así que imagínate si han tenido tiempo de afianzar su relación. Esta larga trayectoria juntos ha permitido a nuestras peludas mascotas desarrollar la capacidad de ir recogiendo información emocional acerca de nosotros. 

No pienses que tu perro te observa como si fueras su objeto de estudio porque la cosa no funciona así. Es más una cuestión de percepciones y energías. Según unas investigaciones recientemente desarrolladas por la Universidad del Estado de Míchigan, no es necesario el adiestramiento consciente para que el perro adopte actitudes similares a las de su amo. Son las interacciones cotidianas las que moldean su comportamiento.

Evaluación de las actitudes perrunas

Realizar estudios en este ámbito no resulta del todo sencillo. A una persona se le puede preguntar por su estado de ánimo, sus rutinas, sus sentimientos… A un perro no. O al menos no de manera verbal. 

No obstante, existen criterios para evaluar las actitudes de los perros, aunque tampoco coinciden estrictamente con los de los seres humanos. Mientras que los rasgos que definen la personalidad humana son extroversión, afabilidad, escrupulosidad, negatividad emocional y mentalidad abierta, en los perros se habla de temor, agresividad hacia las personas, agresividad hacia los animales, actividad/excitabilidad y receptividad al adiestramiento.

La única manera de obtener conclusiones es estableciendo paralelismos entre estos rasgos. Interpretando estas informaciones de manera independiente y sin el sesgo de lo que los propios dueños puedan opinar de sus perros, se ha llegado a la conclusión de que nuestro estilo de vida es una información que se ‘filtra’ en el comportamiento de nuestras mascotas.

Vínculos de personalidad: ¿quién cambia a quién?

En relación a la pregunta de si los perros se parecen a sus amos, el estudio confirma lo que siempre se ha defendido: la influencia es mutua. Si bien es cierto que el estrés o la ansiedad de las personas son estados que los perros no presentan de manera natural, sí que pueden llegar a desarrollarse como consecuencia del roce cotidiano. 

Sin embargo, también resulta curioso cómo el carácter del perro puede modificar las rutinas de su amo y, por consiguiente, también los rasgos que definen su personalidad. Por poner un ejemplo: un perro muy activo al que hay que sacar de paseo varias veces al día, indirectamente está obligando a su amo a convertirse en una persona más activa, sociable y extrovertida. 

¿Conoces bien a tu mascota? Seguro que si prestas atención o le preguntas a algún amigo o familiar no te costará reconocer en ella rasgos de carácter comunes en los dos. Es una curiosidad que da pie a otra pregunta: ¿elegimos a nuestras mascotas o son ellas las que nos eligen a nosotros? Nos encantaría conocer tu opinión. 

Share on facebook
Share on email
Happy Swallow

Happy Swallow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies