No hay productos en el carrito.

Category Archives

Sin categorizar

¿Qué trámites hay que realizar para adoptar un perro?

¿Qué trámites hay que realizar para adoptar un perro?

Cada 5 minutos tres perros son abandonados en España. Es una cifra desalentadora para quienes amamos y protegemos a las mascotas. En Happy Swallow opinamos que todos esos perros abandonados se merecen una segunda oportunidad, con independencia de su raza o edad. ¿Estás preparado para dársela?

Adopción responsable: un perro no es un juguete

¿Tienes el perfil de un dueño adoptivo? Aunque puede resultarte algo tan sencillo como pasar por cualquier albergue de animales y rescatar a tu nueva mascota, adoptar un perro implica mucho más. No es un objeto, no es un juguete y no es una propiedad. Es un ser vivo que necesita de tus cuidados y atenciones, pero sobre todo de tu presencia y tu cariño.

No queremos desanimarte. La compañía de un perro es siempre una fuente de felicidad en el hogar. Pero también implica tiempo y responsabilidad. Si estás dispuesto a asumir ese cambio en tus rutinas, ¡bienvenido al estupendo mundo de las mascotas!

Los centros de acogida revisarán que cumples con los siguientes requisitos para una adopción responsable. Es un trámite normal para garantizar que se queda en buenas manos.

  • Ser mayor de edad. Tendrás que identificarte con tu DNI.
  • Comprobante del domicilio. Las asociaciones quieren saber dónde van a vivir las mascotas. Las escrituras de la propiedad o el contrato de arrendamiento servirán como justificante.
  • Suscripción de un contrato de adopción. No te preocupes, es algo tan sencillo como dejar constancia por escrito de que te vas a hacer cargo de todos los cuidados que necesita tu peludo. Estos incluyen visitas al veterinario, chip de identificación, notificar pérdida o muerte a la asociación, comprometerte a no abandonarlo, etc.

¿Hay que pagar por adoptar un perro?

La adopción de una mascota no supone un coste elevado: entre 100 y 200 euros. Aunque puede variar en dependiendo de los ayuntamientos y las comunidades autónomas, lo normal es que se pague algo más por los cachorros y que la tarifa aumente a medida que son mayores. En muchos sitios, adoptar un perro de edad avanzada, es un trámite gratuito.

Ten en cuenta que no estás pagando por una raza de perro determinada porque la idea no es que te lleves a casa un capricho sino a un nuevo compañero de vida. Este pago sirve para  cubrir algunos de los costes básicos como la desparasitación, la esterilización, las revisiones médicas y la alimentación de los animales durante el tiempo que han pasado en el centro. Piensa que estas asociaciones trabajan mediante subvenciones y ayudas. Con estas aportaciones consiguen garantizar los servicios elementales de los animales que tienen en sus instalaciones.

El apadrinamiento y las casas de acogida como alternativa

Si te gustan los perros pero no puedes asumir la responsabilidad de tenerlos en casa durante largos períodos de tiempo, siempre puedes convertirte en su madrina/padrino. Esta es la opción que utilizan muchas asociaciones y albergues de animales cuando se ven saturadas y necesitan garantizar la buena atención de las mascotas.

El apadrinamiento implica que durante un determinado período de tiempo realizarás aportaciones económicas para el cuidado de esos animales. La fórmula de las casas de acogida va un paso más allá: el animal se quedará contigo durante un determinado período de tiempo mientras se le busca un hogar definitivo.

En ambos casos estarás haciendo un gran trabajo en beneficio de estos animales y de las organizaciones que se preocupan por su bienestar. ¡Siempre hay algún modo de ayudar!

Read More

Mejores razas de perro si vives en un piso.

¿No te decides a adoptar una mascota?

Si tus dudas son por la falta de espacio en casa, el tema tiene solución. Por las particularidades de su carácter, sus necesidades y su tamaño, determinadas razas de perro se adaptan mejor a los espacios reducidos.

Las 6 razas de perro más adecuadas para pisos.

 

  1. Chihuahua

Un perro pequeño y no excesivamente activo. ¡La combinación estupenda para tener mascota en casa! Aunque no es oro todo lo que reluce. El chihuahua es también un perro con mucho carácter y muy territorial. Nada que no se pueda solucionar con un poco de paciencia y la educación adecuada.

  1. Yorkshire Terrier

Si no tienes madera de educador, mejor optar por un Yorkshire terrier. Son perros cariñosos y tranquilos que se adaptan muy bien a la convivencia con otros ‘seres’, ya sean humanos o perrunos.

  1. Carlino 

Un rincón acogedor y una cama cómoda es todo lo que necesita el carlino para ser feliz en un piso. A estos dormilones no les importa el espacio siempre y cuando puedan echarse una siesta a gusto. Son animales muy dóciles y no dan problemas en cuanto a ladridos, así que no tendrás quejas de los vecinos.

  1. Bulldog francés

Tanto por tamaño como por carácter, es una raza que comparte muchas características con el carlino. El bulldog francés es un perro muy sociable que estará siempre reclamando la atención de algún humano. No requiere de gran actividad física, pero sí de afecto y una buena dosis de juegos.

  1. Beagle

Alegres, divertidos y amantes de la compañía de los humanos. Aunque son perros de tamaño mediano, si mantienes unas buenas rutinas de paseo y no los dejas mucho tiempo solos, serán muy felices en tu piso, sobre todo si tienen niños con los que jugar.

  1. Galgo

Incluso viviendo en un piso puedes optar por razas de perro algo más grandes. El galgo se adapta a cualquier espacio con mayor facilidad que muchas razas de perro más pequeñas. Son animales hechos a la convivencia, con carácter muy noble y sosegado. Si respetas sus horarios de paseo y actividad, en tu piso se comportarán divinamente.

No hace falta tener una casa con jardín para disfrutar de la compañía de estos peludos. Lo importante es que le proporciones a tu perro la actividad que requiere, una buena alimentación y muchísimo cariño. ¿Necesitas algún accesorio para cumplir con todas estas exigencias? En Happy Swallow te ayudamos a crear el ambiente más cómodo y acogedor para tus mascotas.

Read More

Consejos para dejar a tu perro con un cuidador

No todos los planes de vacaciones te permiten viajar con tu perro. ¿Tienes que dejar a tu peludo a cargo de un cuidador? Sigue estos consejos para que esos días separados no supongan un trauma para tu mascota, ¡ni para ti!

La familia y los amigos no siempre son la mejor solución

Es cierto que la primera opción que se nos suele pasar por la mente es la dejar al perro a cargo de un familiar o un amigo de confianza. Probablemente es la alternativa más económica y la más cómoda para ti pero, ¿estás seguro de que tu mascota se queda en buenas manos?

Si tu perro acaba en una casa en la que ya hay otros perros, tienes la ventaja de que sabes que esa persona está al tanto de la responsabilidad que exige cuidar de un animal. Por otro lado, también tienes la desventaja de que tal vez tu mascota no hace buenas migas con sus nuevos compañeros, por lo que las vacaciones pueden ser un infierno tanto para tu perro como para el familiar o el amigo que se haga cargo de él. 

También puede darse el caso de que no conozcas a nadie con experiencia en el cuidado de animales. Aunque a todo se aprende, no hay necesidad de forzar la situación ni de estar pidiendo favores a personas que tal vez no disfrutan de la compañía de una mascota tanto como tú.

En cambio, si dejas a tu perro a cargo de cuidadores profesionales tienes todas las garantías de una estancia mucho más llevadera. Estos cuidadores están capacitados para lidiar con todo tipo de situaciones y garantizarle a tu mascota unos cuidados que siempre serán mucho mejores a los que les pueda ofrecer una persona que nunca ha estado a cargo de un perro. 

¿Dejas a tu perro con un cuidador profesional? Ten todo bajo control

La alternativa de un cuidador profesional es mejor que la de un amigo inexperto y que la de una residencia canina en la que tu mascota no disfrutará de unos cuidados tan personalizados. Por el bienestar y la felicidad de tu peludo, vale la pena invertir un poco más de dinero en esta solución y garantizarte unos días de vacaciones sin sobresaltos. 

Puesto que la separación siempre resulta algo traumática, sigue estos consejos antes de dejar a tu peludo con un cuidador:

  • Concierta una cita con él para que el perro lo conozca y conozca el entorno, en caso de que vaya a compartir espacio con otras mascotas. Así podréis comprobar si hay feeling entre ellos. 
  • Prepara el ‘equipaje’ de tu mascota. Debes incluir todos sus objetos personales para que se sienta cómodo durante esos días fuera de casa: cama, juguetes favoritos, collar y correa, bebedero y comedero…
  • Añade a la maleta alguna camiseta vieja o pañuelo que lleve tu olor. De este modo, tu perro te sentirá un poco más cerca esos días en los que no vas a estar junto a él. 
  • Entrégale al cuidador la cartilla veterinaria y cualquier medicación que esté tomando tu mascota junto a las instrucciones de administración. 
  • No olvides comentar con el cuidador cualquier aspecto referente a la salud del perro, a sus rutinas o sus gustos. Le resultarán de gran utilidad para generar el ambiente más agradable. 
  • No dejes que el perro intuya tu tristeza. Ya sabe que estos peludos se lo huelen todo… Despídete de él sin dramas, ¡lo dejas en buenas manos!

¿Echas de menos a tu mascota? Una de las grandes ventajas de contratar a un cuidador profesional es que el trato es mucho más personalizado. No te cortes a la hora de pedirle fotos o vídeos por Whatsapp. ¡Todos los dueños de mascotas lo hacen!

Read More

¡Ráscame! Curiosidades sobre la barriga de los perros

¿Te has fijado en que a los perros les encanta que les rasquen la barriga? No se trata de un capricho de su anatomía. El contacto con la barriga de los perros es una forma de comunicación que dice mucho del estado anímico en el que se encuentra el animal.

¿Por qué tu perro se tumba boca arriba?

El rabo, las orejas, la inclinación de la cabeza… Hay muchas formas de analizar qué es lo que los perros quieren comunicar con su comportamiento. También cuando se tumban boca arriba y dejan expuesta su barriga están intentando decir algo, ¿pero qué?

El hecho de que tu perro se tumbe boca arriba en tu presencia o ante la presencia de otras personas no siempre quiere decir que esté buscando una caricia. Es posible que de este modo quiera mostrarte que está buscando su espacio de descanso y que prefiere que no le moleste nadie.

¿Cómo identificar la diferencia? Por lo general, un perro que busca el afecto del humano se tumbará sobre el lomo con la boca abierta, la lengua fuera y la cola relajada. Es posible que para llamar tu atención incluso se contonee de un lado para otro de manera que su barriga no pase inadvertida.

Si el perro muestra una actitud más tensa, con la boca cerrada, sin movimientos y sin contacto visual, es más probable que esté diciendo “lo siento, pero ahora mismo no me haces falta para nada”. Respeta su espacio. En cuanto se sienta descansado volverá a reclamar tu atención.

Otro de los motivos por los que un perro puede decidir echarse boca arriba es para mostrar su sumisión. Este tipo de conductas no solo es habitual entre los canes. Si te cruzas con un perro desconocido que adopta esta postura, puedes dar por hecho que asume que tú tienes el mando. ¡No tengas miedo en regalarle unas caricias!

¿Qué tiene de especial la barriga de los perros? 

Cuando le rascas la barriga a un perro, tú también te estás comunicando con él a un nivel que va más allá de lo sensorial. Esta zona de la anatomía de los canes tiene terminaciones nerviosas que se encargan de enviar al cerebro un mensaje de entendimiento. Este tipo de contacto es para los perros una forma de socialización: si consigues rascarle la barriga a un can es que te has ganado su respeto para siempre.

Las caricias al perro estrechan los lazos de confianza y afecto entre mascotas y propietarios. Para el animal tienen un efecto calmante y tranquilizador porque les recuerda a su época de cachorros y a la relación con la madre y los hermanos.  Para el humano es una sensación reconfortante de cariño y lealtad compartidas.

Curiosidades y consejos a la hora de acariciar a tu mascota

  • Las terminaciones nerviosas están repartidas por toda la piel del animal y, con mayor o menor intensidad, todas son receptivas al tacto.
  • Aparte de la barriga, a los perros les encanta recibir caricias en las orejas, el pecho y la cabeza. El contacto de tus dedos les resulta mucho más agradable que el de sus patas.
  • Las caricias deben ser siempre suaves, y mejor si van acompañadas de palabras cariñosas en un tono de voz relajante. Son dos aspectos que deben aprender sobre todo los niños pequeños para evitar que el perro reaccione de manera inesperada.
  • La cola, las patas y el hocico no son las zonas más recomendables para demostrarles tu afecto. Muchos perros se sienten amenazados cuando les tocan estas partes del cuerpo. En el caso de que lo hagas, que sea con mucha delicadeza y asegurándote de que tu mascota se siente cómoda. 

Read More

¿Cómo saber si tu perra está embarazada?

Por mucho cuidado que tengas con tu perra, siempre existe a posibilidad de que se quede embarazada cuando menos te lo esperes. Es una situación complicada ya que durante las primeras semanas el embarazo en perras no es algo que salte a la vista. ¿Tienes sospechas? Presta atención a algunos de los cambios habituales en las mascotas gestantes o sal de dudas en tu veterinario.

Síntomas de que una perra podría estar embarazada 

Los cambios que experimenta una perra embarazada se manifiestas a dos niveles: físicos y conductuales.

Cambios a nivel físico 

  • Vómitos: al igual que en los humanos, es un síntoma habitual en las primeras semanas de gestación. Vómitos puntuales que no deben ser confundidos con los vómitos regulares de una enfermedad gástrica.
  • Apetito: al comienzo de la gestación el animal podría perder algo de apetito. Aumentará de manera notable en la segunda mitad del embarazo. En cualquier caso, conviene ajustar su dieta. 
  • Aumento de peso: no es realmente notable hasta el día 40 de la gestación. En perras primerizas o en razas pequeñas el abultamiento del vientre podría apreciarse un poco antes. El peso puede aumentar hasta un 50 % durante la gestación.
  • Mamas: aparte de incrementar su volumen, presentan un color rosáceo e incluso pueden producir alguna secreción. Sin embargo, es un síntoma tardío que no se produce hasta un mes después del apareamiento.

Cambios en la conducta

  • Sueño: las perras embarazadas irán incrementando las horas de sueño a medida que avanza la gestación. Es el síntoma más destacado del cansancio fisiológico que provoca el embarazo. 
  • Actividad física: al pasar más horas durmiendo, se reduce la actividad del animal durante el día. Puede parecer que la perra está algo apática o falta de energía.
  • Actitud: los comportamientos extremos también son frecuentes. Una perra gestante puede mostrarse extremadamente cariñosa con sus dueños o terriblemente arisca o gruñona. Son cambios de actitud que ya aparecen desde los primeros días.
  • Aislamiento: se nota especialmente cuando en la casa conviven varias mascotas. La perra embarazada busca tranquilidad y preferirá la soledad antes que el contacto con otros animales. 

Sal de dudas: test de embarazo para perras

Puesto que los síntomas pueden resultar un tanto confusos o manifestarse solo cuando el embarazo ya está avanzado, la mejor forma de salir de dudas es acudir al veterinario. El test de embarazo canino solo dará resultados fiables a partir de los 20-25 días de embarazo.

El veterinario podrá realizar distintos tipos de prueba para confirmar el embarazo de tu perra:

  • Test de hormonas: un sencillo análisis de sangre para determinar, a partir de la medición de hormonas, si un óvulo ha sido fecundado. 
  • Ecografía: no solo puede confirmar el embarazo sino determinar el número de cachorros que va a tener tu perra. Los resultados son más fiables y detallados si la prueba se realiza a partir de los 25-35 días de gestación.
  • Examen físico: no es lo más fiable pero, una vez confirmado el embarazo mediante un test de hormonas, puede ayudar a conocer el número aproximado de cachorros esperados sin necesidad de una prueba de ultrasonidos.

 

Read More

¿Cuántas horas al día duermen los perros?

Sueñan, tienen pesadillas, roncan, hacen ruiditos o mueven las patas en espasmos incontrolables. El descanso de los perros no dista demasiado del de los humanos. ¡Incluso compartimos las mismas fases del sueño! Donde sí existen diferencias es en la cantidad de descanso que necesitan tus peludos para estar al 100 %.

¿Cómo son las fases del sueño en los perros?

Por norma general, un perro se pasa alrededor de la mitad del día durmiendo y un 30 % de la jornada tumbado. Esto nos dejaría un margen del 20 % de actividad, un porcentaje más que razonable si tenemos en cuenta que muchas veces es su entusiasmo el que termina agotándonos a nosotros.

Durante el sueño el animal atraviesa diferentes fases que coinciden con las de los humanos, es decir, sueño No REM y sueño REM. Solo 25 % del descanso se corresponde con el sueño de ondas lentas, período en el que el animal descansa de verdad. Lo notarás por su respiración muy pausada y un ritmo cardíaco bajo. En torno al 10 % del sueño se produce en fase REM, un paréntesis en el que tu peludo sueña, se mueve y hace esos ruiditos tan divertidos.

No todos los perros tienen las mismas necesidades

¿Hay razas de perros más dormilonas que otras? La respuesta es un sí rotundo. La genética de cada animal es un factor determinante en la cantidad de horas que tu mascota se pasa entregada al sueño. Así, si tienes un basset hound o un mastín, no debe extrañarte que tu perro duerma entre 18 y 20 h al día. Una raza que llama la atención en cuanto al descanso es el galgo. ¿Pensabas que este perro era un corredor insaciable? Pues lo cierto es que es otra de esas razas a las que les encanta dormir.

¿Qué aspectos influyen en el descanso de tu perro?

La raza no es el único factor que influye en el número de horas que descansa un perro. También hay que tener en cuenta otros aspectos que no solo interfieren en la cantidad sino en la calidad de su sueño.

  • Edad: durante la etapa de cachorro los perros necesitan tener el buen descanso garantizado para su desarrollo y comprensión del mundo que les rodea. Al igual que los bebés humanos, aún no controlan las cuestiones fisiológicas y es habitual que se despierten por la noche para hacer sus necesidades. A medida que pasa el tiempo, se reducen las necesidades de sueño. La edad adulta es la etapa más activa del perro antes de que el descanso vuelva a convertirse en algo prioritario durante la vejez.
  • El entorno: la calidad del descanso depende en gran medida del lugar en el que duerme tu perro. Es importante que tu mascota se sienta segura, cómoda y protegida. Para garantizar estos tres aspectos, no hay nada mejor que proporcionarles un rincón especialmente destinado para su descanso, con una buena cama y un buen colchón.
  • Salud y actividad: dependiendo de la energía que consuma el animal durante los períodos e actividad, así deberá ser el tiempo de descanso que necesite para recuperarse. Aspectos de tipo médico como patologías cardiacas, enfermedades pasajeras u obesidad pueden interferir en un buen de descanso. No pierdas de vista las rutinas de sueño de tu perro: un cambio de hábitos puede ser un indicativo de que algo no va bien en su organismo.
Read More

Consejos para proteger las almohadillas de tus perros en invierno

Están hechas para resistir sin demasiadas complicaciones los cambios de temperatura y las particularidades del terreno, pero no son indestructibles. Las almohadillas de los perros necesitan de unos cuidados específicos para prevenir problemas habituales como fisuras, heridas o rozaduras.

Características de las almohadillas de los perros

Seguro que en más de una ocasión te has quedado absorto en la contemplación de las almohadillas de tu perro. ¡Son tan graciosas! Por las particularidades de su forma y textura se puede entender por qué los perros no necesitan zapatos salvo en circunstancias muy especiales.

La planta de las patas caninas se compone de:

  • Cuatro almohadillas digitales en la parte delantera. En tanto que los perros son animales digitígrados, es aquí donde recae la mayor parte del peso al caminar.
  • La almohadilla metacarpiana, la más grande de todas y situada por detrás de las digitales. Absorbe parte del impacto de cada paso.
  • El espolón o dedo interior, un vestigio de lo que podría haber sido un pulgar. Aporta estabilidad.
  • La almohadilla carpiana, separada de las demás y algo elevada. Funciona de ‘freno’.

Aunque cada una de estas partes tiene un tamaño y una forma particular, de forma general comparten algunas similitudes:

  • Están formadas por una gruesa capa de grasa que protege al cuerpo de los cambios de temperatura cuando las patas entran en contacto con el suelo.
  • En la parte interior de la piel hay glándulas sudoríparas que facilitan la transpiración y contribuyen a que las almohadillas se mantengan húmedas y no se agrieten.
  • Es piel más gruesa, oscura y de textura rugosa, con una capa superficial de queratina (como la que encontramos en las uñas o el pelo), que le aporta resistencia.
  • Su tacto mullido explica la gran capacidad que tienen para absorber el impacto de los pasos al correr o caminar.

¿Cuáles son los principales riesgos a los que se exponen las almohadillas de las patas?

Las patitas de tus mascotas están diseñadas para enfrentarse a las superficies más complicadas, pero siempre existen algunos riesgos y no todos tienen que ver con el terreno que pisan.

  • Sequedad: la falta de hidratación del perro puede manifestarse en grietas en las almohadillas de sus patas y resultar muy dolorosa.
  • Cortes: tu perro se enfrenta al desnudo a elementos de riesgo como cristales rotos, objetos punzantes, trozos de hierro… que pueden dañar sus almohadillas.
  • Irritación: un paseo muy exigente, sobre todo en días muy fríos o muy calurosos, provocará rozaduras en la planta de las patas del can, sobre todo si no está muy acostumbrado a este tipo de actividades.
  • Quemaduras: por exceso de frío o de calor, el firme sobre el que pisa tu perro es un factor de riesgo que puede provocar quemaduras.
  • Mordeduras: tanto tu propio perro al rascarse como el ataque de otro perro podría dañar esta zona tan sensible de sus patas y provocar una herida dolorosa y muy molesta.

¿Qué puedes hacer para proteger las almohadillas de tu perro?

Los problemas en las patas de los perros son bastante frecuentes, pero no tienen por qué revertir mayor gravedad si los tratas a tiempo. Además, puedes aplicar unos sencillos consejos para prevenirlos de manera efectiva:

  • Fortalece las almohadillas de tu perro desde cachorro incrementando de manera progresiva el nivel de dificultad de los paseos.
  • Alterna los terrenos duros (asfalto, cemento, pavimentos…) con los blandos (arena, tierra, césped…) para evitar al agotamiento de las patas.
  • Hidrata las almohadillas de tu mascota si adviertes que se están resecando o si ya tiene una edad avanzada. Puedes emplear productos con vaselina, aloe vera o centella asiática.
  • Recorta el pelo interdigital cuando se formen nudos. Evitarás que se acumule la suciedad y ayudarás a tu perro a caminar mejor.
  • Vigila las características de los terrenos por los que habitualmente paseas con tu perro y evita las zonas con escombros o basura.
  • Si vas a practicar actividades deportivas en terrenos muy complicados, ayuda a tu perro con unas botas protectoras para las patas.

 

Read More

¿Necesitan abrigo los perros?

¿Necesitan abrigo los perros?

En pleno invierno y con una bajada significativa de las temperaturas, en más de una ocasión nos cruzamos por la calle con mascotas que salen de paseo abrigadas. Más allá de lo original y lo llamativo de esta práctica, ¿es realmente útil ponerle un jersey a tu perro?

El bienestar por encima de las cuestiones estéticas

Si pensabas que las modas se quedaban al margen del ámbito perruno estabas muy equivocado. También en el ámbito de las mascotas hay tendencias que van modificando nuestra manera de sacarlas a pasear, de cuidar de su alimentación o de jugar con ellas.

Las modas son también una forma divertida de cuidar de nuestros perros y de ponerle un toque de originalidad a la relación que mantenemos con ellos. No obstante, hay que tener claro que la salud, la comodidad y el bienestar de nuestros amigos peludos han de estar siempre por encima de los temas estéticos.

¿Es conveniente abrigar a las mascotas? 

Las necesidades de cada perro son muy particulares. Como norma general se puede decir que los canes están preparados para una termorregulación natural que les permite soportar temperaturas bastante frías sin necesidad de ningún apoyo extra. No obstante, las circunstancias pueden ser muy diferentes para cada mascota.

No es lo mismo un perro que vive en la ciudad que uno que está acostumbrado a vivir en el campo, ni un pequeño yorkshire de 3 kilos y un gran danés de 70. Abrigar a las mascotas no es, por lo tanto, una decisión que deba tomarse al azar, sino en respuesta a las verdaderas necesidades de protección del animal según su raza, peso, edad, tipo de pelo, entorno, condiciones médicas especiales, temperatura exterior, etc.

¿Todos los perros necesitan ropa en invierno?

En época invernal los perros necesitan unos cuidados especiales que garanticen su buena salud. Aspectos como una mayor supervisión de las almohadillas de las patas, el secado del pelo si ha caído un aguacero o evitar que coma hierba con escarcha o nieve deberán estar presentes en los cuidados diarios para evitar problemas.

En cuanto a las prendas de abrigo al salir de casa, se recomiendan sobre todo en las razas de poco peso y pelo corto(por ejemplo, en los chihuahuas) y en general en cualquier perro de pequeño tamaño, ya que suelen ser los más sensibles a estos cambios bruscos de temperatura.

La ropa para perros también puede ser una solución de protección para los animales de edad avanzada y para los cachorros, así como para los que ya padecen alguna otra patología previa. Son los grupos más vulnerables a la hora de contraer un resfriado como consecuencia del frío.

Ropa de perros: cuándo y cómo

Utilizar prendas de ropa para proteger a los perros es una práctica que debería limitarse únicamente a los meses de invierno. Durante el resto del año, el pelo, la piel y la grasa de los animales ya les proporcionan la protección necesaria.

Por otro lado, no todos los perros se adaptan igual a la ropa y aunque a ti te parezca un complemento muy atractivo, para ellos puede suponer un auténtico incordio. Para garantizar la máxima comodidad de tu mascota cuando necesites ponerle una prenda de abrigo, ten en cuenta estos consejos:

  • Evita prendas con cremalleras, velcro o broches que puedan enredarse con el pelo del animal o provocarle rozaduras.
  • Ten en cuenta que la lana, aunque abriga mucho, puede picar. Por lo general es más práctico utilizar tejidos de algodón.
  • La ropa más ajustada no implica una mayor protección. El animal debe sentirse cómodo y debes facilitarle el movimiento natural aunque lleve puesto un abrigo.
  • Si las temperaturas no son muy bajas pero necesitas proteger a tu mascota de la lluvia, opta por un chubasquero.
  • Limita el uso de prendas de vestir a los paseos. A pesar de estar fabricadas en materiales seguros, la piel de los perros no está hecha para llevar este tipo de protección durante largos períodos de tiempo y pueden sufrir alguna reacción alérgica o dermatitis.
  • En los climas extremadamente fríos puede ser recomendable el empleo de protectores para que no se dañen ni agrieten las almohadillas de los pies.

Read More

¿Cómo evitar el sobrepeso en los perros?

¿Cómo evitar el sobrepeso en los perros?

Se acerca la época navideña y con ella los atracones de comida y los excesos. ¿Pensabas que el sobrepeso solo afecta a los humanos? También es un problema bastante frecuente en perros que por cuestiones genéticas o por malos hábitos en su alimentación acumulan kilitos de más. Te explicamos cómo abordar esta cuestión para que tu mascota esté en óptimas condiciones de salud.

¿Sabes si tu perro tiene sobrepeso?

Cada raza presenta unas determinadas particularidades morfológicas. Pero, aparte de estas, no resulta complicado identificar cuándo tu mascota se está poniendo fondona. Lo que sucede es que, igual que con los humanos, la obesidad en perros es una enfermedad que se ha ido normalizando. Pero no por ello deja de ser menos peligrosa.

No caigas en la trampa e inicia un plan de choque si reconoces algunos de estos síntomas:

  • Tu mascota se cansa más de lo habitual y tiene problemas para respirar.
  • Se ha vuelto inactiva y no le entusiasman los paseos largos.
  • No logras palpar sus costillas con facilidad.
  • Presenta un aspecto alrededor de un 30% más voluminoso que el estereotipo de su raza.

Devolviéndole a tu perro al peso ideal con hábitos saludables

A tu mascota no le interesa caber en unos vaqueros ceñidos o ponerse unos leggins muy modernos. Estar en el peso ideal no es una cuestión de estética sino de salud. La acumulación de grasa en el cuerpo, ya sea de una persona o de un perro, supone un mayor riesgo de desarrollar determinadas patologías.

Manejar el sobrepeso canino implica establecer cambios no solo en los hábitos y rutinas del animal sino de su dueño. Es importante que este también este mentalizado de lo importante que es el control del peso en la salud de su mascota. No te dejes engatusar por esos ojitos de pena que te piden una golosina. Es el momento de ponerse serios.

Una ecuación sencilla: menos comida, más actividad

La acumulación de tejido adiposo se produce porque hay una descompensación entre las calorías ingeridas y las calorías que se queman durante el día. De manera que, al modificar la ingesta del animal e incrementar su actividad diaria, estaremos favoreciendo a la eliminación del peso de más.

¿Cómo abordar la cuestión de la alimentación? El ajuste se puede realizar de varias maneras:

  1. Reducir la cantidad de pienso: si vas a seguir empleando el mismo pienso que hasta ahora o tu perro es reacio a cambios, habrá que ir reduciendo la ingesta diaria. Si notas cambios de humor o comportamiento en el animal, es mejor que consultes al veterinario. Al reducir la ingesta de alimentos pueden producirse carencias nutricionales que habrá que cubrir de otra manera.

 

  1. Pasarse a los piensos dietéticos: los piensos bajos en calorías están especialmente destinados a perros con problemas de sobrepeso. La ventaja frente a la reducción de las cantidades de pienso normal es que este alimento es más saciante y además contiene todos los ingredientes nutricionales necesarios para una dieta saludable a largo plazo.
  2. Evitar el picoteo: nada de comer fuera de hora ni de recibir premios en forma de golosinas para perros. Por lo general, son alimentos muy calóricos que no aportan nada desde el punto de vista nutricional y que generan malos hábitos alimentarios en la mascota.

En cuanto al ejercicio, el cambio tiene que ser progresivo. El incremento de la actividad debe estar adaptado a cada mascota en función de su sobrepeso. El exceso de ejercicio o unas rutinas de actividad mal diseñadas pueden resultar contraproducentes.

Ve paso a paso. A medida que el animal pierde peso gana en resistencia y las actividades pueden ser más exigentes. Empieza por jugar más con él en casa, continúa en la calle lanzando juguetes o haciéndole correr detrás de una pelota y ve incrementando la duración y la distancia de los paseos poco a poco hasta que tu mascota, de forma natural, sea la que te pida más.    

 

Read More

¿Tienes claro de qué debes vacunar a tu perro?

Estamos en pleno otoño y para los humanos es época de catarros, gripes y resfriados. Los perros están mucho más preparados que nosotros para sobrellevar estos cambios de temperatura y adaptarse a lo que les venga. No obstante, esta época del año nos hace pensar en las vacunas y con ello seguro que a muchos os ha surgido la duda de cómo hay que vacunar a un perro.

¿Cuándo empezar a vacunar al perro?

Así como sucede con las personas, lo más recomendable es empezar con el proceso de vacunación cuando tu mascota aún es un cachorro. Algunas de las principales enfermedades infecciosas que pueden sufrir los perros pueden llegar a ser mortales durante el primer año de vida, así que ya te puedes hacer una idea de lo importante que es dotarlos de los anticuerpos necesarios para hacerles frente.

Lo ideal es vacunar al perro en cuanto pasa a formar parte de la familia y, preferiblemente, antes de que entre en contacto con el resto de mascotas de la casa. Las enfermedades infecciosas tienen un período de incubación durante el que no se manifiestan los síntomas pero resultan igualmente contagiosas. Toda prevención es poca. 

¿Cuáles son las enfermedades caninas más comunes que se previenen con la vacunación?

La primera vez que visites al veterinario, este te facilitará una cartilla de vacunación para ir registrando todas las vacunas de tu perro. En el grupo de las imprescindibles se encuentran las siguientes cinco vacunas:

  1. Moquillo (6 semanas de vida, con dosis de refuerzo a las 3 – 6 semanas)
  2. Parvovirosis (6 semanas de vida, con dosis de refuerzo a las 3 – 6 semanas)
  3. Hepatitis (junto a la dosis de refuerzo del moquillo y la parvovirosis)
  4. Leptospirosis (junto a la dosis de refuerzo del moquillo y la parvovirosis)
  5. Rabia (a los 3 meses de vida, con dosis de refuerzo al mes y dosis anual obligatoria)

Son las vacunas que sí o sí necesitan todos los canes, sobre todo en esos primeros meses de vida, para protegerse a sí mismo y para no poner en riesgo a sus dueños u a otros perros.

Precisamente por este tema del contacto con otros animales, hay dos vacunas que, si bien no forman parte del grupo de las imprescindibles, sí que resultan de interés si tu mascota va a compartir mucho tiempo con otros animales. Por ejemplo, si vas a dejar a tu perro en una residencia canina durante las vacaciones, no estaría de más que estuviera vacunado contra denominada gripe o tos de las perreras. Debido al aumento de la presencia del mosquito flebótomo en España, también sería conveniente de que tu perro tuviera la vacuna contra la leishmaniosis. 

Consejos antes y después de la vacunación de tu mascota

Antes de vacunar a un cachorro o a un perro adulto es importante asegurarse de que no padece ninguna enfermedad. El simple hecho de tener lombrices puede hacer que disminuya de manera considerable los efectos de la vacunación. Además, el animal tiene que estar debidamente desparasitado. En cualquier caso, no se debe separar al cachorro de la madre de manera prematura, ya que del calostro de su leche obtienen la primera fuente de protección frente a la enfermedad.

Las reacciones postvacunales son bastante comunes en algunas vacunas como la de la rabia o la leptospirosis, pero salvo en casos muy puntuales no revierten ninguna gravedad. En los días posteriores a la vacunación podrías percibir que tu perro tiene algún cuadro de vómito o diarreas, que muestra un comportamiento apático o que tiene unas décimas de fiebre. Los síntomas desaparecen solos en un par de días. De no ser así, consúltalo con el veterinario.

La vacunación es una de las herramientas de prevención más efectivas. Un perro debidamente vacunado es un perro con muchas garantías de que no va a desarrollar ninguna de estas enfermedades.

 

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies