No hay productos en el carrito.

Month Archives

agosto 2020

¿Por qué algunos perros muerden?

¿Por qué algunos perros muerden?

Un análisis exhaustivo de la conducta canina implica el estudio de uno de los comportamientos que más preocupa a los amos: las mordidas. ¿Es una cuestión de raza? ¿Es algo instintivo? ¿Existe alguna forma de evitarlas? Hoy aprenderemos por qué algunos perros muerden y cómo se debe abordar este problema.

¿Cuál es el significado de la mordida?

Ni siquiera los seres humanos empleamos siempre el lenguaje hablado para comunicarnos con nuestros iguales. ¡Y los perros mucho menos! Su forma de comunicarse no responde a estructuras lingüísticas y para entender la manera en la que reaccionan hemos de remitirnos a otros aspectos del comportamiento.

Contrario a lo que muchos piensan, la mordida de un perro no tiene por qué responder estrictamente a una agresión ni a una muestra de dominancia ni mucho menos a su raza. Si bien es cierto que existen razas potencialmente más agresivas que otras, este tipo de comportamientos suelen ser el resultado de fobias o traumas que podrían haberse evitado.

La mordida es para el perro una herramienta de defensa cuando no hemos provisto al animal de los medios adecuados para manifestar sus impulsos naturales. Tener una mascota nos convierte en responsables de su conducta y es muy importante trabajar la socialización desde que son cachorros. No en vano, sólo el 20% de la conducta de un perro depende directamente de cuestiones estrictamente biológicas, mientras que el restante 80% es un tema de comportamiento adquirido.

Los perros no muerden sin una razón

La mordida no es la primera respuesta de los canes ante una situación de amenaza, de estrés o de desconfianza. Existen muchas señales previas que nos alertan del riesgo de una mordida que en la mayoría de las ocasiones nos ayudan a prevenir el resultado final. No se trata de justificar este comportamiento, pero sí de entenderlo para encontrar una solución.

¿Por qué muerden los perros? Estas son algunas de las cusas más comunes:

  • La posesión y la territorialidad: mi comida, mi espacio, mis juguetes… La mordida como herramienta para defender la posesión es una de las más habituales en cualquier raza.

 

  • El miedo: la presencia de desconocidos o las situaciones extrañas pueden provocar cierto desconcierto en los perros. La mordida es una respuesta automática que se evita con una socialización temprana.

 

  • El instinto maternal: incluso las mascotas más entrenadas pueden olvidarse de lo que han aprendido cuando se convierten en mamás. Frente a una camada de cachorros los perros se vuelven más reacios a la presencia de humanos.
  • El dolor: la enfermedad no siempre va a provocar el decaimiento de tu perro. Por supuesto que tampoco te va a decir que necesita una aspirina o que lo lleves al veterinario. En presencia de heridas o de mucho dolor, tu mascota puede volverse insolente, fría y distante. Si detectas un cambio de comportamiento de este tipo, consúltalo con un profesional. 

Consejos para evitar que tu perro muerda

La conducta natural de los canes responde a una interpretación jerárquica de sus relaciones con otros animales y también con los seres humanos. Es importante que tu mascota sepa que tú eres el jefe de la manada para lograr que actúe conforme a un esquema que sí es capaz de entender.

Para dejar clara cuál es tu posición y evitar que tu perro muerda, puedes poner en práctica estos consejos:

  • Permitir que los cachorros pasen su primera etapa de vida junto a la madre y el resto de la camada.

 

  • Dejar que explore el mundo sin castigarlo por los pequeños accidentes (por ejemplo, si tira un vaso mientras está jugando con otra cosa).

 

  • Proporcionarle un espacio seguro cuando haya que retirarlo de un lugar inadecuado. En situaciones así su madre lo tomaría del cuello y lo llevaría a otro sitio, tú debes hacer lo mismo.

 

  • Facilítale objetos que pueda morder con tranquilidad. Sobre todo cuando son cachorros, necesitan mordisquear algo para desarrollar sus dientes y encías.

 

  • Sé contundente, pero no grites. Si hace algo mal, es más efectivo un gruñido o un NO tajante que un grito. Los gritos generan ansiedad.

 

  • Aunque sea jugando, si tu mascota se excede con los mordisqueos, emite algunos aullidos cortos para que pare. Cuando lo haga, prémiale con unas caricias. Entenderá que ha sido una acción incorrecta o dolorosa.

 

  • Evita las situaciones de dominancia. No dejes que tu perro se te eche encima, ni que se suba a la cama o al sofá sin permiso, ni que te gruña a la hora de comer. Muestra tu superioridad incluso en las situaciones más comunes para que aprenda a responder a ese patrón de obediencia.

 

Read More

Cuidado con los perros y las plantas

Cuidado con los perros y las plantas

Parques, jardines, calles, ¡incluso nuestra propia casa! Las plantas están por todos lados y algunas de ellas pueden resultar muy perjudiciales para tus mascotas. Los perros son olisqueadores profesionales, pero no tienen ni idea de botánica. Presta atención a las plantas a las que se acercan para evitar una posible intoxicación.

¿Por qué los perros comen plantas?

Seguro que en más de una ocasión has pillado a tu mascota comiendo hierba fresca como si fuera una vaca. No en vano, esto les ayuda a limpiar el estómago de la manera más rápida y eficaz: regurgitando o vomitando.

Por lo general no hay nada de lo que preocuparse. El verdadero problema aparece cuando lo que se llevan a la boca tiene algún componente tóxico para su organismo. Esto sucede sobre todo con las plantas y las flores y, aunque los canes no tienen por costumbre consumirlas, siempre hay algún perro curioso que se lanza a experimentar con lo que sea.

¿Cuáles son las plantas tóxicas más comunes en parques y casas?

Hay infinidad de especies vegetales que pueden resultar nocivas tanto para las personas como para los perros. No obstante, las que resultan verdaderamente preocupantes son aquellas que se encuentran con bastante frecuencia en los parques, parterres y hogares y que, por su cercanía, pueden convertirse en una amenaza para la seguridad de tu mascota.

  • Narciso: nociva para las mascotas y para sus amos. La mayor concentración de veneno está en el bulbo, aunque toda la planta es tóxica, por lo que debes lavarte bien las manos si la manipulas para evitar que tu mascota se intoxique al lamerte. El problema será aún más grave si ingiere alguna parte de la planta. Provoca vómitos, convulsiones, arritmias y diarrea.
  • Aloe: es una planta repleta de propiedades beneficiosas para el ser humano, pero ninguna se extiende al ámbito canino. Es poco habitual que los perros se coman estas plantas, pero de hacerlo pueden sufrir problemas en el sistema digestivo y en el sistema nervioso. Hay muchas variedades de aloe aparte de la popular aloe vera, y todas son igual de malas para tu mascota.
  • Flor de Pascua: muy popular en los hogares durante las fiestas navideñas y nada recomendable si tienes mascotas en casa. La flor de Pascua es tóxica para los perros tanto al ingerirla como por contacto. Al comerla le provocará vómitos y diarreas y al rozarse con sus llamativas flores rojas puede provocarle una dermatitis bastante severa.
  • Hiedra: esta especie tan común en parques y jardines es potencialmente mortal para los perros. La gravedad de la intoxicación dependerá en gran medida de la cantidad de las bayas que ingiera tu mascota y del peso del animal. Mucho cuidado con estos frutos ya que pueden provocar asfixia, parada cardiorrespiratoria y algo mucho peor.

En caso de intoxicación…

Si a pesar de estar siempre muy pendiente no has podido evitar que tu perro meta el hocico en el sitio equivocado, ten en cuenta estas pautas para actuar del modo correcto en caso de una eventual intoxicación:

  • Identifica cuál ha sido la planta que ha provocado el problema y toma una muestra si es posible.
  • Haz un cálculo de cuánta cantidad ha podido ingerir tu perro.
  • Ponte en contacto con el veterinario por si fuera necesaria la asistencia a tu mascota mientras llegas a la clínica.
  • Lo habitual antes de recibir asistencia profesional es mantener al perro recostado con la cabeza ladeada. Arrópalo si tiene escalofríos y dale leche o clara de huevo si tiene vómitos leves.

Actuar con rapidez y conocer el origen de la intoxicación es fundamental para atender debidamente a tu mascota y evitar las peores consecuencias.

 

Read More

¿Cómo se solucionan las fobias de los perros?

¿Cómo se solucionan las fobias de los perros?

¿Te has dado cuenta de que en ocasiones tu mascota reacciona de forma inesperada? No hace falta que la situación le pille por sorpresa. Determinadas circunstancias que nosotros percibimos como cotidianas para tu perro pueden suponer todo un reto. Miedo, inseguridad, angustia… Las fobias pueden generar sentimientos y reacciones confusas. Detectar estos comportamientos es el primer paso para ponerle fin al problema.

¿Tienen miedo los perros?

Los miedos y las fobias son dos cosas diferentes y los perros pueden experimentar ambas. No obstante, mientras que un miedo es una reacción natural de los animales (incluidas las personas) que pone de manifiesto su instinto de supervivencia, una fobia es una reacción desmesurada ante estas circunstancias. Circunstancias que, por otro lado, ni siquiera tienen por qué representar un peligro real.

Hay que tener muy en cuenta esta distinción para poder valorar cada situación de manera independiente, ya que los síntomas del miedo y de la fobia en los perros son muy parecidos:

  • Ladridos
  • Nerviosismo
  • Babeo
  • Temblores
  • Agresividad
  • Parálisis o estampidas

Origen de los miedos y las fobias en los perros

La mayoría de las fobias caninas son la consecuencia del miedo irracional. Este miedo es a su vez la consecuencia de alguna de estas circunstancias:

  • Problemas de socialización o socialización tardía
  • Experiencias negativas
  • Malos tratos
  • Factores genéticos

Algunas razas, por cuestión de tamaño, conducta o herencia genética, pueden ser más propensas a experimentar determinados temores. Cuando estos traspasan la barrera de lo controlable terminan convirtiéndose en auténticas fobias. Es tu responsabilidad identificar cuáles son las situaciones que provocan ese cambio repentino en el comportamiento de tu mascota para atajar el problema cuanto antes.

Fobias más comunes de los perros

Salvo excepciones y casos muy particulares, las fobias de los perros suelen estar relacionadas con alguna de estas circunstancias:

  • Fuegos artificiales, tormentas y otros ruidos fuertes (los coches, la lavadora, las obras…)
  • Interacción con otros animales
  • Interacción con humanos (especialmente con niños)
  • Soledad
  • Visita al veterinario
  • Viajes en coche o en avión

Consejos para solucionar las fobias de los perros

Las fobias en los perros suponen un problema tanto para el animal como para las personas que conviven con él. Piensa que estos temores incontrolados provocan un gran estrés en tu mascota y sólo tú puedes ayudarle a aliviar ese padecimiento.

A pesar de padecer una misma fobia, la respuesta de los perros frente a los mismos estímulos puede ser muy diferentes. La solución a las fobias caninas debe abordarse en función de cómo se manifiestan los síntomas. No obstante, existen algunas pautas comunes en el tratamiento de todos estos temores incontrolables:

  • Transmitir paz y tranquilidad.
  • Evitar presiones y no forzar nunca a tu mascota.
  • Manejar el miedo de manera positiva, por ejemplo, recurriendo a juegos o a golosinas.
  • No mostrar una actitud sobreprotectora. Debes estar cerca de tu mascota, pero neutral.
  • Favorecer a su enriquecimiento mental con juegos y actividades que estimulen su mente.
  • Actuar de forma gradual. No esperes que un tratamiento para eliminar las fobias de los perros de resultados de un día para otro.

¿Sabías que…?

Hay fobias caninas realmente complicadas y difíciles de tratar, sobre todo si tu animal es demasiado grande o si pierde el control con facilidad. En estos casos lo más conveniente es dirigirse a un etólogo canino para iniciar un tratamiento de recuperación de manera profesional.

En la actualidad existen diversos planes de trabajo: la desensibilización sistemática, la técnica de la inundación, el proceso de desensibilización, los modelos de habituación… Cada una de ellas presenta sus particularidades, sus exigencias y también sus riesgos, por eso es tan necesario que una persona experta esté al mando de la terapia.

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies