No hay productos en el carrito.

Month Archives

mayo 2020

Comunicación canina: ¿Por qué nos lamen los perros?

 

 

Comunicación canina: ¿Por qué nos lamen los perros?

 
 

 

Seguramente, si tu perro pudiera decirte con palabras lo mucho que te quiere, no le haría falta pegar esos lametones. Pero la comunicación canina emplea todo tipo de recursos. Ladridos, gruñidos, lengüetazos y otras formas peculiares de comportamiento son la base de la interacción entre los perros y otras especies.

 

5 motivos por los que nos lamen los perros

 

Es posible que hasta ahora hayas pensado que el lamido del perro es sólo su forma de mostrar afecto. Sin embargo, detrás de este gesto tan natural hay un complejo sistema de comunicación. 

 

¿Qué nos dicen los perros cuando nos lamen? Los lametones pueden presentar muchos matices, pero lo más habitual es que tu perro persiga uno de estos objetivos:

 

1.     Sé que tú eres quien manda: como líder de la manada, tu perro te muestra su respeto acurrucándose a tus pies y lamiéndolos. Eres su guía, ¡no lo defraudes!

 

2.     ¡Cuánto te quiero!: tu perro no te hará nunca un regalo de cumpleaños, pero cada día te muestra su afecto con estos gestos amistosos. Los lametones son la manera habitual con la que los canes limpian a sus cachorros. Una expresión de amor con un toque maternal y protector. 

 

3.     Ayúdame a relajarme: cuando los lametones llevan un ritmo frenético, lo más seguro es que tu perro esté ansioso. Porque quiere salir de paseo, porque no le gusta la sala de espera del veterinario, porque se siente inseguro… Un juguete mordedor puede ayudar a que se relaje y a que cambie este hábito. 

 

4.     Estás para comerte: a tu perro le gustas de mil y una maneras. Tanto que hasta le sabes bien. Los perros sienten especial predilección por los sabores salados. Si tu mascota insiste en lamerte cuando acabas de llegar de correr es porque le resultas de lo más sabroso. 

 

5.     ¿Y tú quién eres?: la composición química de tu piel tiene un sabor particular en cada persona y los perros son capaces de reconocerlo. Tu sabor está repleto de información y los perros son muy curiosos. 

 

¿Es peligroso que nos laman los perros?

 

Por mucho afecto que le tengas a tu amigo peludo, siempre es conveniente tomar algunas precauciones ante sus arrebatos de afecto. Aparte de que no tienen el aliento refrescante del que se come un caramelo de menta, hay otros motivos de salud por los que debes priorizar siempre las cuestiones de higiene. 

 

Ya sabemos que los perros meten el hocico en cualquier lado y arrastran en la boca y en la nariz otro tipo de bacterias que pueden resultar potencialmente peligrosas. El contagio de parásitos es un riesgo derivado de su conducta perruna, pero con unas buenas pautas de higiene no hay de qué preocuparse.  

 

Perros que funcionan como probióticos

 

En condiciones normales, la saliva de los perros no tiene por qué resultar peligrosa para los humanos. Es más, hace ya unos años un grupo de científicos estadounidenses probó que quienes tienen perro en casa poseen una microbiota más variada que aquellas personas que no están en contacto con mascotas. 

 

Gracias a esta microbiota tan heterogénea, el cuerpo tendría una mayor predisposición a la hora de contraatacar a las bacterias patógenas que nos provocan ciertas enfermedades. Según la hipótesis defendida por estos investigadores, tener perro es bueno para la salud más allá de aspectos meramente emocionales. 

 

 

El lamido es una variante de la comunicación perruna que junto a otras formas de expresión como los aullidos, los ladridos o el movimiento de la cola nos está transmitiendo algún tipo de información. Presta atención a los lamidos de tu perro y descubrirás que el mensaje no siempre es el mismo. 

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies