No hay productos en el carrito.

Month Archives

abril 2020

Descubriendo al Teckel

Descubriendo al Teckel

                      

Su peculiar físico no es lo único destacable de este animal. El Teckel o Dachshund, popularmente conocido como ‘perro salchicha’, es un estupendo rastreador con el que te esperan muchas horas de diversión y actividad.

Orígenes del paticorto más popular de todos los tiempos

¿Te has preguntado en alguna ocasión por qué los Teckel tienen esa fisionomía tan particular? Descendientes de una extensa estirpe de perros rastreadores, su cuerpo está perfectamente adaptado a la caza bajo tierra, de ahí sus patas cortitas y su lomo alargado. 

Para conocer sus orígenes tendríamos que remontarnos a los pueblos germánicos del siglo XVIII, cuando el Teckel era prácticamente una herramienta de trabajo a la hora de explorar madrigueras y otros recovecos de los boques en busca de la mejor presa. Hoy en día siguen conservando ese instinto explorador y son perros muy activos. 

Aunque en ocasiones pueden resultar algo testarudos, no te resultará complicado socializar a estos perros y enseñarles unas pautas mínimas de comportamiento. Los Teckel no soportan la soledad y harán lo que sea para asegurarse una buena compañía.

¡Cuidado con el sobrepeso!

La morfología de los Teckel es el resultado de la presencia de un gen asociado a un tipo de enanismo y que recibe el nombre de bassetismo. Este gen no sólo afecta al tamaño de sus patas y a la longitud de su lomo sino que hace que estos perros sean más propenso a sufrir graves problemas de espalda. Ello se debe sobre todo a la calcificación del gel de la espina dorsal, que hace que el cuerpo de estos peludos pierda elasticidad y amortigüe peor cualquier impacto. 

Pero no hay de qué preocuparse. Teniendo en cuenta que éste es el punto débil de los Teckel, podemos actuar antes de que surja cualquier problema.

  • Evita los saltos. Son perros muy juguetones, pero tienen sus limitaciones.
  • Si tienes escaleras en casa, bloquéales el acceso para que no las utilicen. 
  • No los levantes del suelo por las patas delanteras. Debido a su longitud, habrá que colocarles una mano en el pecho y otra hacia las patas traseras para distribuir el peso. 
  • Ejercicio sí, pero moderado. Correr a grandes velocidades o dar paseos interminables no le sentará nada bien a su espalda. 
  • Controla la alimentación. Un Teckel con sobrepeso será más propenso a sufrir problemas en vértebras y discos que comprometan su movilidad. 

Una extraordinaria compañía

No vayas a pensar que debido a las particularidades de su cuerpo los Teckel son perros vulnerables o que se sienten indefensos. ¡Todo lo contrario! Ésta es una raza muy intrépida y con gran personalidad. De hecho, son perros con fama de testarudos y más que sobreprotegerlos habrá que ponerse las pilas para que no asuman el liderazgo de tu hogar. 

Debido a sus instintos cazadores, los Teckel suelen ladrar con frecuencia. Ésta era su manera de comunicar que había una presa cerca y en casa es su modo de reclamar tu atención. Porque si hay algo que a estos peludos les gusta más que los juegos de esconder y buscar es sentirse queridos por su entorno. 

¿Te animas a tener un Teckel como compañero? Salvo por algunas precauciones muy básicas, son perros muy fáciles de cuidar, en ningún caso superan los 9 kilos de peso y tienen una prodigiosa capacidad olfativa que te resultará muy divertida a la hora de jugar con él. ¡Son la compañía perfecta!

Read More

Cómo afrontar la tercera edad en los perros

Cómo afrontar la tercera edad en los perros

La raza, el peso y las condiciones en las que se desarrolla el perro serán la clave de su esperanza de vida. Lo que resulta invariable es que tarde o temprano tu mascota entrará en la vejez. Es importante conocer las características de la tercera edad canina para saber cómo afrontarla. 

¿Cuándo comienza la edad geriátrica de un perro? 

Aunque en el cálculo de la esperanza de vida de un perro entran en juego múltiples variables, estadísticamente los canes de gran tamaño envejecen más rápido y, en consecuencia, tienen una vida media hasta un 25% inferior a la de los perros más pequeños. 

Aunque siempre puede haber excepciones, de manera general se estima que un perro ha alcanzado la edad geriátrica cuando se cumplen las siguientes condiciones:

  • Perros pequeños (menos de 10 kilos): la tercera edad comienza a partir de los 10 años. 
  • Perros medianos (entre 15 y 40 kilos): se convierten en ancianos una vez superado el umbral de los 9 años. 
  • Perros grandes (más de 40 kilos): a partir de los 7 años de edad ya se pueden considerar perros ‘viejos’.

Signos de que tu perro está envejeciendo

Al igual que sucede con los humanos, la tercera edad canina implica una serie de cambios en el comportamiento y el estado de salud de tu mascota que, de no abordarse del modo adecuado, pueden comprometer su felicidad. 

  • Su sistema inmunitario se debilita, por lo que es más común la aparición de enfermedades o infecciones. 
  • Con frecuencia los perros sufren problemas osteoarticulares que limitan su movilidad y los vuelven más sedentarios. 
  • Empiezan a aparecer canas en la parte baja de las patas y en el hocico. 
  • Sus sentidos se deterioran de manera progresiva. Tal vez no es capaz de reconocer objetos a distancia o se desorienta con mayor facilidad porque ha perdido audición. 
  • Pierde el control sobre sus deposiciones y no es capaz de esperar a la hora del paseo para hacer sus necesidades. 
  • Experimenta disfunciones cognitivas por lo que se muestra más ‘mimoso’: cerca de ti se siente más seguro. 

Tercera edad en los perros: cuidados y consejos

Los perros ancianos necesitan un extra de cariño y comprensión. Los cambios que experimentan al hacerse ancianos los vuelven más vulnerables, miedosos e inseguros. Tu afecto y tus cuidados serán ahora más importantes que nunca, pero también lo serán las visitas periódicas al veterinario, la adaptación de su alimentación y la actualización de sus vacunas. 

Salvo en circunstancias en las que tu perro experimente un gran dolor al moverse, es importante mantener unas rutinas básicas de ejercicio que lo mantenga entretenido y en activo. El sobrepeso es un problema añadido a sus posibles problemas de huesos, por lo que hay que mantener una dieta saludable combinada con un poco de ejercicio.

Los chequeos en el veterinario, al menos dos veces al año, permitirán identificar alguna de las enfermedades más comunes en la tercera edad canina (gingivitis, artrosis, problemas gastrointestinales…) para ponerlo en tratamiento cuanto antes. Además, el veterinario te puede recomendar algunas pautas de fisioterapia casera o remitirte a un especialista en acupuntura para perros que ayude a reducir el dolor provocado por la atrofia muscular y el desgaste articular.

Es probable que tengas que adaptar algunas zonas de la casa para que tu mascota se siga moviendo con comodidad. Eso también afectará a su lugar de descanso. Una camita para perro más mullida ayudará a prevenir la aparición de úlceras o callosidades.

Proporcionándole a tu mascota los cuidados oportunos no sólo disfrutarás de su compañía durante más tiempo. También harás que viva su tercera edad con plenitud y felicidad, en un ambiente adaptado a las necesidades de su avanzada edad. La etapa geriátrica es delicada y puede presentarse con diversas complicaciones, pero siguiendo estas pautas garantizarás la máxima calidad de vida de tu mascota cuando sea un abuelito. 

 

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies