No hay productos en el carrito.

Month Archives

febrero 2020

Cuidados postoperatorios en perros para una recuperación perfecta

Cuidados postoperatorios en perros para una recuperación perfecta

 

¿Tu perro acaba de pasar por una intervención quirúrgica? Los cuidados postoperatorios de una mascota pueden resultar algo engorrosos. Teniendo en cuenta estos consejos le garantizarás a tu perro la mejor recuperación para que vuelva a estar en activo lo antes posible. 

 

3 aspectos clave en los cuidados postoperatorios de un perro

No todas las operaciones revierten la misma gravedad ni todos los procesos de rehabilitación son iguales. No obstante, tras una intervención quirúrgica siempre tendrás que tener en cuenta 3 aspectos fundamentales en el cuidado de tu mascota recién operada. 

  1. Alimentación

Lo habitual es que se espere un período de 24 horas tras la operación para retomar la alimentación del animal, a menos que el veterinario te indique lo contrario. Con frecuencia el paso por el quirófano y el empleo de anestesia provocan vómitos. Por este motivo, si bien la ingesta de alimentos no está recomendada sí que es muy importante que mantengas a tu perro bien hidratado. 

Si durante los primeros días no muestra interés por la comida, no te preocupes. La pérdida de apetito es una actitud bastante normal. Para no prolongar esta situación puedes consultar a tu veterinario cuáles son los alimentos prescritos para un postoperatorio y garantizar que lo poco que coma le sentará bien.

  1. Higiene y cuidado de la herida

Es importante que las heridas o incisiones resultantes de una intervención estén siempre limpias y secas. En el caso de que se apliquen vendajes, asegúrate de hacer los cambios pertinentes y con la frecuencia prescrita, limpiando la herida con una gasa y algún producto antiséptico para prevenir la aparición de infecciones. 

¿Has notado que las heridas se enrojecen, supuran, se inflaman o incluso presentan un olor un tanto desagradable? Ni te lo pienses: es el momento de acudir al veterinario. 

  1. Medicación

Los perros suelen hacerse los remolones en lo que a medicación se refiere. Incluso en sus días más bajos sacarán fuerzas de donde no las tienen para evitar cumplir con el tratamiento. Es normal. Esa inquietud es la forma que tiene tu perro de comunicarte que algo no le gusta. 

Evita que el momento de la medicación se convierta en algo traumático para los dos y emplea técnicas para convencerle de que debe pasar por ese mal trago. Mucho cariño y alguna pequeña recompensa en forma de ‘golosina’ para perro harán que sea menos reticente a tomar la medicación.  

¿Y qué pasa con el resto de la familia?

Todos en casa deberéis acostumbraros a los cambios que exige el período postoperatorio de un perro y que podrían resumirse en los siguientes puntos:

  • Máximo reposo. Los habitantes de la casa, especialmente los niños, han de saber que el perro permanecerá inactivo durante una temporada, pero que pronto estará listo para jugar y salir de paseo. 
  • Separación del resto de mascotas. El perro necesita su espacio. Aunque sólo sea con intención de jugar, el contacto cuerpo a cuerpo con otros animales podría ocasionar nuevas heridas o complicar el estado de las actuales. 
  • Reeducar al perro. Es importante que todos en casa estéis pendientes de que el perro no se lame, muerde o rasca las heridas. El collar isabelino, ése que parece un embudo blanco, resuelve mucho la situación pero no es infalible. Ojo a las patas y a los trucos que buscará tu perro para rascarse donde no debe. Los mimos y las palabras tranquilizadoras ayudarán a rebajar los niveles de ansiedad.

Paciencia, constancia y compañía son los tres ingredientes principales para hacer de la recuperación postoperatoria un proceso mucho más llevadero. El afecto hacia tu mascota, tus caricias y tu presencia también forman parte del tratamiento. Recuerda todos esos momentos en los que estos peludos amigos te han regalado su amor y lealtad incondicionales y devuélveles todo ese cariño ahora que se sienten más vulnerables. 

 

Read More

Cómo afecta la personalidad de los amos al comportamiento de los perros

Seguro que en más de una ocasión has oído eso de que los perros se parecen a sus amos pero, ¿cuánto hay de verdad en esta afirmación? Te sorprenderá saber que mucho más de lo que imaginas.

Ansiedad, energía, negatividad… Todo un cóctel de emociones

Durante más de 30.000 años los perros han convivido con los seres humanos, así que imagínate si han tenido tiempo de afianzar su relación. Esta larga trayectoria juntos ha permitido a nuestras peludas mascotas desarrollar la capacidad de ir recogiendo información emocional acerca de nosotros. 

No pienses que tu perro te observa como si fueras su objeto de estudio porque la cosa no funciona así. Es más una cuestión de percepciones y energías. Según unas investigaciones recientemente desarrolladas por la Universidad del Estado de Míchigan, no es necesario el adiestramiento consciente para que el perro adopte actitudes similares a las de su amo. Son las interacciones cotidianas las que moldean su comportamiento.

Evaluación de las actitudes perrunas

Realizar estudios en este ámbito no resulta del todo sencillo. A una persona se le puede preguntar por su estado de ánimo, sus rutinas, sus sentimientos… A un perro no. O al menos no de manera verbal. 

No obstante, existen criterios para evaluar las actitudes de los perros, aunque tampoco coinciden estrictamente con los de los seres humanos. Mientras que los rasgos que definen la personalidad humana son extroversión, afabilidad, escrupulosidad, negatividad emocional y mentalidad abierta, en los perros se habla de temor, agresividad hacia las personas, agresividad hacia los animales, actividad/excitabilidad y receptividad al adiestramiento.

La única manera de obtener conclusiones es estableciendo paralelismos entre estos rasgos. Interpretando estas informaciones de manera independiente y sin el sesgo de lo que los propios dueños puedan opinar de sus perros, se ha llegado a la conclusión de que nuestro estilo de vida es una información que se ‘filtra’ en el comportamiento de nuestras mascotas.

Vínculos de personalidad: ¿quién cambia a quién?

En relación a la pregunta de si los perros se parecen a sus amos, el estudio confirma lo que siempre se ha defendido: la influencia es mutua. Si bien es cierto que el estrés o la ansiedad de las personas son estados que los perros no presentan de manera natural, sí que pueden llegar a desarrollarse como consecuencia del roce cotidiano. 

Sin embargo, también resulta curioso cómo el carácter del perro puede modificar las rutinas de su amo y, por consiguiente, también los rasgos que definen su personalidad. Por poner un ejemplo: un perro muy activo al que hay que sacar de paseo varias veces al día, indirectamente está obligando a su amo a convertirse en una persona más activa, sociable y extrovertida. 

¿Conoces bien a tu mascota? Seguro que si prestas atención o le preguntas a algún amigo o familiar no te costará reconocer en ella rasgos de carácter comunes en los dos. Es una curiosidad que da pie a otra pregunta: ¿elegimos a nuestras mascotas o son ellas las que nos eligen a nosotros? Nos encantaría conocer tu opinión. 

Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies